Descubre la diferencia entre área total y área construida: Todo lo que necesitas saber

¿Alguna vez te has preguntado cuál es la diferencia entre el área total y el área construida de una propiedad? Si estás en busca de una nueva vivienda o planeas vender la tuya, es crucial entender esta distinción. En este artículo, te explicaremos detalladamente qué significa cada término y cómo afecta el valor y la funcionalidad de una propiedad. ¡Prepárate para descubrir todo lo que necesitas saber sobre el área total y el área construida!

¿Qué es el área total y el área construida?

El área total se refiere a la medida de la superficie total de un terreno o propiedad, incluyendo tanto la superficie construida como la no construida. Es la suma de todas las áreas que conforman el terreno, como jardines, patios, áreas verdes, entre otros. En otras palabras, el área total es el espacio total disponible en un terreno, sin importar si está construido o no.

Por otro lado, el área construida se refiere específicamente a la medida de la superficie que ha sido construida en un terreno. Incluye todas las estructuras y edificaciones presentes en la propiedad, como la casa, garaje, bodegas, entre otros. El área construida no toma en cuenta las áreas no construidas, como jardines o patios, y se enfoca únicamente en la superficie edificada.

¿Cuál es la importancia de conocer la diferencia entre el área total y el área construida?

Conocer la diferencia entre el área total y el área construida es de vital importancia al momento de adquirir una propiedad. El área total se refiere al tamaño total del terreno en el que se encuentra la construcción, incluyendo jardines, patios, áreas comunes y cualquier otro espacio al aire libre. Por otro lado, el área construida se refiere únicamente al tamaño de la edificación en sí, es decir, la superficie que ocupa la construcción en el terreno.

Esta distinción es relevante porque el área total puede ser mayor que el área construida, lo que implica que parte del terreno no está siendo aprovechado para la construcción. Esto puede ser importante si se tiene la intención de ampliar la edificación en el futuro o si se desea utilizar el espacio al aire libre de alguna manera específica. Además, conocer la diferencia entre estas dos áreas permite tener una idea más precisa del valor de la propiedad, ya que el precio suele estar relacionado con el tamaño de la construcción y del terreno en el que se encuentra.

Factores que influyen en el cálculo del área total y el área construida

El cálculo del área total y el área construida de una propiedad puede verse influenciado por diversos factores. En primer lugar, la forma y distribución de la propiedad juegan un papel importante. Si la propiedad tiene una forma irregular o cuenta con diferentes niveles, el cálculo del área total puede resultar más complejo. Además, la presencia de áreas no construidas, como jardines o patios, también debe tenerse en cuenta al calcular el área total.

Otro factor que influye en el cálculo del área total y el área construida es la normativa local y los permisos de construcción. Dependiendo de la ubicación y las regulaciones municipales, puede haber restricciones en cuanto a la cantidad de área que se puede construir en una propiedad. Estas restricciones pueden afectar tanto el cálculo del área total como el área construida, ya que es posible que ciertas áreas no sean consideradas como construidas legalmente. Por lo tanto, es importante tener en cuenta estos factores al determinar el tamaño real de una propiedad y su área construida.

¿Cómo se calcula el área total de una propiedad?

Calcular el área total de una propiedad es un proceso fundamental al momento de comprar o vender un terreno. Para obtener este valor, se deben medir todas las dimensiones del terreno, incluyendo su largo y ancho. Una vez que se tienen estas medidas, se multiplican entre sí para obtener el área en metros cuadrados. Por ejemplo, si un terreno tiene un largo de 20 metros y un ancho de 30 metros, el área total sería de 600 metros cuadrados.

Es importante destacar que el área total de una propiedad incluye tanto la superficie construida como la no construida. La superficie construida se refiere a los metros cuadrados ocupados por edificaciones, como casas, apartamentos o locales comerciales. Por otro lado, la superficie no construida corresponde a los espacios libres, como jardines, patios o áreas verdes. Al conocer la diferencia entre área total y área construida, se puede tener una idea más precisa del espacio disponible en una propiedad y su potencial de desarrollo.

¿Cómo se calcula el área construida de una propiedad?

El cálculo del área construida de una propiedad se realiza tomando en cuenta las dimensiones de los espacios habitables y utilizables dentro de la edificación. Esto incluye todas las áreas cerradas como habitaciones, baños, cocina, sala de estar, entre otros. Para obtener el área construida, se mide la superficie de cada uno de estos espacios y se suman. Es importante tener en cuenta que no se incluyen en este cálculo áreas como balcones, terrazas, patios o garajes, ya que no son considerados como espacios habitables.

Es fundamental diferenciar el área construida del área total de una propiedad. El área total incluye no solo la superficie construida, sino también los espacios abiertos y no habitables. Esto implica sumar a la superficie construida las áreas de balcones, terrazas, patios, jardines y cualquier otro espacio al aire libre. Es importante tener en cuenta esta diferencia al momento de comprar o vender una propiedad, ya que el valor de la misma puede variar dependiendo del área total o construida que se esté considerando.

Conclusión

En conclusión, comprender la diferencia entre el área total y el área construida es fundamental al momento de comprar o vender una propiedad. El área total incluye todos los espacios, tanto construidos como no construidos, mientras que el área construida se refiere únicamente a los espacios edificados. Es importante tener en cuenta ambas medidas para evaluar correctamente el valor y el potencial de una propiedad, así como para asegurarse de que se ajuste a las necesidades y expectativas del comprador o vendedor.

Deja un comentario