Por qué Donato de Santis no extraña hacer MasterChef: las graves consecuencias que le trajo

Simpático, talentoso y carismático. Donato de Santis se erige en un eslabón decisivo en la estructura de MasterChef, merced a sus cualidades y trayectoria en el universo de la gastronomía, pero también por ese talento para generar momentos de histrionismo en el reality.

El italiano, que reside en Argentina hace décadas, configura un exigente jurado junto a Germán Martitegui y Damián Betular. Un trío que sale de memoria y que se convierte en la piedra decisiva del programa de Telefe, que supo vivir temporadas de enorme éxito.

En una reciente entrevista, Donato sorprendió al contar que no se vuelve loco de ganas de activar una nueva edición del show. En diálogo con Mitre Live, el cocinero sacudió las estanterías al confesar con mucha honestidad: “Yo no extrañó MasterChef y te voy a contar por qué. Yo hice nueve temporadas, desde junior hasta celebrity. Es muy lindo hacerlo y todo pero no lo extraño porque yo subo mucho de peso”.

Respecto a esa secuela negativa de las largas jornadas de grabación y la degustación de una montaña de platos que elaboran los participantes, de Santis expresó: “Lamentablemente, subo mucho de peso fácil y en ese programa tenemos que comer un montón. Hay mucho estrés, cosa que no se ve”. 

DONATO DE SANTIS NO EXTRAÑA HACER MASTERCHEF

Nosotros probamos constantemente lo que ellos hacen porque tenemos que evaluar bien, es una responsabilidad. Mucha gente dice que está arreglado y nosotros probamos comida, no simpatía”, añadió el siempre gracioso y afable especialista de la cocina.

En pos de alegra con mucho fundamento su postura, Donato agregó: “Es un combo letal lo del estrés y la comida, estamos parados todo el tiempo. Nosotros hacemos seis o siete horas diarias haciendo este programa. Llega un momento en que el contacto con la comida satura pero nos pagan para eso”.

Deja un comentario