¡Momento clave en Gran Hermano! Catalina le puso los puntos a Sabrina y la gente la apoya más que nunca

Si bien es muy largo y los participantes van forjando su favoritismo pasito a pasito, Gran Hermano también tiene momentos clave. Instantes y situaciones que pueden ser decisivos para bien o para mal. Así como el año pasado la formación de «Los Monitos» derrumbó a un grupo de jugadores o la discusión de Marcos con Juan mostró de movida la fortaleza del «primo», ahora hubo una discusión entre Catalina y Sabrina que inclinó la balanza en favor de la cordobesa.

Catalina, que es hija del ex futbolista Adrián Gosrostidi, irrumpió en la Casa y se hizo notar velozmente por su pasado como botinera y por su confesión de que vivía el sexo con absoluta libertad y diversidad. Eso, en un principio, la puso en el candelero mucho más que la profesión con la que se gana la vida: es médica pediatra. Es decir, atiende chicos, niños, nenas. Infancia.

Sabrina es otra jugadora que llamó la atención enseguida porque es contadora y como tal hizo números rápido y entendió que ganaría más dinero vendiendo contenido íntimo en plataformas como Onlyfans que asesorando clientes en su estudio contable. Ella sí que hizo clink, caja.

Cata y Sabri, dos de las jugadoras más fuertes en este tramo inicial del juego, tuvieron una fuerte discusión. De alguna manera, Sabrina se metió con el trabajo de Catalina y la morocha explotó mal, le puso los puntos fuerte y se ganó el respeto del afuera, que ahora la mira de otro modo. Incluso ya la consideran una de las favoritas detrás de Furia y casi al nivel del Manzana, dos de los preferidos de la gente en las primeras semanas del juego.

CATALINA LE PUSO LOS PUNTOS A SABRINA Y SE VOLVIO UNA DE LAS FAVORITAS EN GRAN HERMANO

«No, no me hagas la careteada. Vos estás subestimando mi laburo, y con mi laburo no te metés. Estás subestimando a los médicos. Y te estás metiendo con mi familia. Porque vos ni idea yo como laburo. Entonces yo te permito lo que quieras, que digas que soy una boluda, una conchuda, una tarada, que llevo y traigo, pero con mi laburo… no, no, no… ¡Con mi laburo no te metas!» le gritó Catalina a una Sabrina desbordada quizás por primera vez en tres semanas.

Esa declaración de fuerza y de guerra le dio una enorme y ese «poner la cara» por todas sus colegas le dieron a Cata una enorme cuota de «popularidad» y afecto entre la gente. Ya tenía su «fama», es verdad, pero esto resultó un espaldarazo tremendo que se vio reflejado sobre todo en las redes sociales, donde las manifestaciones a favor de la morocha se multiplicaron durante toda la noche, la madrugada y la mañana de hoy. Anoten a una nueva candidata, che…

Deja un comentario