Marina Calabró contó cuál fue día que se dio cuenta que no iba a volver con Martín Albrecht, su ex

Se terminó ese sentimiento que la unía a su pareja, a ese hombre con el que caminó a la par durante diez años. Marina Calabró vive un presente doloroso, por todo lo que implica el cierre de una relación extensa, llena de momentos y experiencias con Martín Albrecht.

La comunicación de este hecho produjo una gama enorme de ramificaciones. ¿Por qué? Resulta que la periodista eligió a Ángel de Brito como el vehículo para la oficialización de su divorcio, pero en el camino su amigo Rodrigo Lussich la traicionó y publicó la información antes del inicio de LAM.

Tal grado de impertinencia que Marina sintió que el conductor de Socios del espectáculo la traicionó y quebró una amistad de más de veinte años. Incluso, la panelista de Jorge Lanata en Radio Mitre le admitió a Yanina Latorre que lloró a mares por ese accionar de Lussich.

En definitiva restaba la palabra de Calabró sobre el motivo en que demoró cinco meses en contar públicamente la ruptura de su noviazgo, así como para expresar su estado emocional. Así, la periodista habló por primera vez y contó: “Veníamos charlando mucho porque los dos sentíamos cierta desconexión y cierta distancia. Y a los dos nos empezó a pasar esto de sentir que adoramos al otro, pero que había algunas cosas que como pareja empezaban a no estar”.

Sobre el momento exacto en que acordaron separarse, Marina narró: “Ya para el 5 de junio, día del cumpleaños de Martín, no estábamos juntos. Lo cual fue una gran tristeza. Para esa fecha, él viajó solo porque ya estábamos así, separados, y estaba mal. Y en septiembre se tomó unos días para irse a ver a su hijo mayor a Barcelona, con el que se fue para Cerdeña”.

En cuanto a posibles motivos o factores que incidieron en la ruptura, la comunicadora aseguró:  “Así que no hubo discusiones, no hubo tonos elevados. Lo que hubo fue una decisión de dos personas adultas, después de sentarse a charlar largamente, de pasar a otra etapa de la relación”.

Marina Calabro- Martin Albrecht

Deja un comentario