Ludovica Squirru pronosticó cómo hará Argentina en 2024 para «salir del estado de convalecencia»

El domingo 19 de noviembre se llevó a cabo el balotaje presidencial en la Argentina, elecciones que determinaron la victoria de Javier Milei, quien a partir del 10 de diciembre es el nuevo presidente del país. En este contexto, Ludovica Squirru vaticinó lo que nos deparará a los argentinos a partir de esto.

Según explicó Ludovica, nuestro país «por la fecha de la independencia, el 9 de julio de 1816, es rata de fuego, y este año es conejo de agua, asocio la relación de Bugs Bunny corriendo, jugando, persiguiendo, asediando a las ratas que lo rodean, como un tiempo aún más caótico, violento, desorganizado…».

Además la especialista resaltó un detalle: «El más fuerte devora al más débil. Como debajo de un volcán a punto de despertar, la lava está encendida. La desazón, el desbordamiento, lo abismal se conjugan para hacer un cóctel histórico en nuestro destino».

Destacó que la Argentina renacerá con la idea de que «no estuviera influenciada por partidos políticos e intereses económicos, sino por una nueva visión humanista, ecológica….Un país que dejó de serlo para convertirse en tierra de nadie alzará su bandera y sentiremos emoción al cantar el himno nacional».

Luego Squirru detalló cómo afecta este año del Conejo de Agua en el Horóscopo Chino: «El conejo de agua será parte de este nuevo despertar, pues ama lo que fluye, lo que es esfuerzo y contenido, lo que da fuentes de trabajo, armonía, paz y diversión, lo que sale de la inteligencia aplicada al bienestar».

«Sin gasoil para la gran cosecha del año en el Norte, de caña de azúcar, cítricos, yerba mate; con la inflación galopando sin jinete que la dome, con las licitaciones que son inmorales como quienes se desangran por ellas para brindarnos gas, petróleo en el país…», explicó.

«El trabajo echado a perder, sazonado con los amistosos del mundial rumbo a Qatar, con el genio de Messi, sus goles y la euforia paliativa del pueblo, creo que somos responsables de encauzar el destino del país durante el último semestre del año del tigre. El mundo cambió para siempre», agregó.

«Salir del estado de convalecencia después de haber permanecido en terapia intensiva no será fácil, pero hay futuro», asegura la especialista, teniendo en cuenta que los cambios profundos no se darán de un día para el otro y sabiendo que este traspaso con ahora la próxima gobernabilidad de Milei tendrá una transición en el tiempo.

«Los tiempos cambian y con ellos las exigencias. Así cambian las estaciones en el curso del año. Así también en el año cósmico hay primavera y otoño de pueblos y naciones, que requieren transformación sociales», cerró Ludovica, pronosticando qué nos deparará a los argentinos a futuro.

Deja un comentario