La jugada declaración de Juana Repetto sobre los embarazos: «Te juzgan menos si…»

Juana Repetto formó parte de un ciclo de entrevistas de Tatiana Shapiro en donde contó todos los detalles de su vida incluyendo amor, familia, amistad y trabajo. Como parte de su vida y uno de los momentos que se destacan de su vida fue cuando se destacó como pionera al hacer pública la búsqueda de un hijo sola, a través de un tratamiento de inseminación artificial.

En la entrevista la mediática se permitió ir compartiendo los pasos de la maternidad de Toribio. Tanto aquellos que daba con firmeza como los que hacía en falso; incluso, en los que trastabillaba. En su entrevista mostró la felicidad y la angustia, y descubrió las certezas y las dudas.

En el reportaje también sale a la luz que Juana Repetto no es de manual. Por el contrario: prefiere, día a día, escribir el suyo. El propio. Así vive. Y así, lo cuenta.

La entrevistadora le preguntó sobre lo que es para ella sentirse fallada. «Uff, muchas. Sobre todo en mi primer puerperio. Ahí dije: “Uh, no, algo está mal”. Pero yo no estaba fallada: me estaba pasando lo que le pasa a la gran mayoría de las mujeres, que tenés momentos de felicidad enorme, momentos de angustia, momentos de incertidumbre, y decís: “Estoy acá, con lo que más deseé en la vida, ¿y por qué no me siento feliz? ¿Por qué no lo estoy disfrutando? ¿Qué me está pasando? Estoy fallada, algo está mal”. Y no: es re normal», dijo.

JUANA REPETTO COMENTÓ CÓMO FUE SU VIDA EN SU PRIMER HIJO EN MEDIO DE LAS CRÍTICAS

«Yo pensaba que (mi bebé) iba a morir porque tenía un moco y no iba a respirar a la noche; o sea, iba corriendo. Me fui a mi casa sola, creyéndome la Mujer Maravilla, con el chiquito recién nacido; de la clínica a mi PH en el que vivía, los dos solos. Se cortó la luz la segunda noche y casi desfallezco: era agosto, pleno invierno, “ya está durmiendo, ¿qué hago?, no puedo salir a pedir ayuda, estoy acá”, comentó respecto a momentos oscuros que le tocaron vivir.

«La primera sensación de angustia y de terror que me invadió post parto fue: “¿Y si no puedo yo, qué hago? Bueno, mi mamá (Reina Reech) lo va a querer. Mi hermano se va a ocupar. ¿Y si yo no lo quiero?”. Y era totalmente contradictorio, porque estaba absolutamente pegote, conectado, se prendió perfecto a la teta, tomaba bárbaro del minuto cero», indicó de lo que habla en el libro.

«O sea, había una conexión espectacular y yo estaba muerta de amor, pero no sé por qué mi cabeza pensaba en si yo no lo iba a querer, y qué iba a pasar, porque estaba yo sola. Me pasó al par de horas de parir, y me duró un par de meses. Empecé terapia. Me costó un montón. Hablan de depresión post parto; yo no estaba deprimida, estaba aterrada. No sé cómo explicarte«, agregó.

«Juana, ¿qué diferencias encontrás entre la maternidad sola y aquella acompañada por una pareja? Porque una puede estar acompañada de un montón de gente», dijo la entrevistadora. «Ahí está la paradoja. Yo estuve mucho más acompañada a nivel cantidad de gente y atención cuando lo tuve a Toro que cuando lo tuve a Beli (su segundo hijo)», respondió.

«Cuando lo tuve a Beli, éramos nosotros cuatro en casa, y fue espectacular y el puerperio fue súper liviano. Tenerlo a Sebastián (Graviotto su marido) al lado me hacía compartir la responsabilidad y me hizo bajar 10 millones de cambios. Pero con Toro tenía a mi mamá 100% encima mío porque, como estaba sola, era lo que necesitaba. Y mi hermano, mi papá: estaban todos muy pendientes. En algún punto, éramos muchos más que dos criando a Toro.», agregó.

Luego le preguntaron sobre cómo fue tener a su primer hijo tan joven.«Me imaginé que iba a causar cierto impacto, pero no el que tuvo: cambiabas de canal y en todos los noticieros estaban hablando de esto. Ahí fui y me senté con Vanesa Rawe, que es la persona con la que hice el tratamiento de fertilidad, y le dije: “Explicame bien todo cómo es”, dijo.

«Desde ese momento empecé a averiguar de partos, de embarazos y de lactancia. Y ahí me fui copando. Y por eso este manualcito de maternidad, como le decimos, que es como un abanico a raíz de la cronología de mi historia, donde tenés de todo: desde estar buscando un embarazo hasta la escolarización. Lo importante es que (en el libro) hay profesionales hablando de cada tema, más allá de que te puede interesar o no mi mirada«, reveló.

Deja un comentario