La conmoción de Sandra Borghi por el robo violento a su tía jubilada: “¡Hagan algo!”

Indignación en su máxima expresión. Escasas situaciones generan semejante nivel de bronca, de dolor hondo, como un robo en el hogar de una abuela jubilada. Un hecho que se repite con asiduidad en todas las zonas de la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano.

Un nuevo episodio aconteció en San Justo, en la casa de María, que casualmente es la tía de Sandra Borghi. Así se vivió una entrevista conmovedora entre la periodista y su querida familiar en el aire del noticiero de eltrece. Una nota que la conductora no hubiese deseado jamás llevar a cabo. 

Con un lenguaje corporal de conmoción, Sandra charló con su tía, en un diálogo de extrema complicidad y que también le originó una urticaria, por lo cual se lanzó a realizar un descargo encarnizado para exigir por seguridad, por la protección de los ciudadanos.

En primera instancia, la abuela explicó el horrendo robo que experimentó: “Abrieron la puerta de entrada. Golpearon hasta que la reventaron. Lo escuchó todo el barrio. Yo empecé a gritar antes de que entraran, a las 4 de la mañana. Abrieron la puerta, uno me agarró y me tapó la boca para que no gritara”.

LA BRONCA DE SANDRA BORGHI POR EL ROBO A SU TÍA

Respecto al accionar de los malvivientes, ese grupo de facinerosos desleales, la señora añadió:  “Los otros dos fueron al dormitorio directo y revolvieron todo. Les dije que no tenía plata. Soy jubilada. Me insistía con que le diera la plata y me amenazó con pegarme un tiro si gritaba. Por suerte, sonaron las alarmas de los vecinos y el muchacho que vive enfrente los vio y llamó al 911″.

Con mucha entereza, María exteriorizó las sensaciones de pavor que se adueñaron de su alma: “Pensé que me iban a pegar para que les dijera dónde estaba la plata. Y escuché que los que revolvían dijeron ‘vamos que viene la cana’. En esta cuadra están pasado muchos casos, era un barrio tranquilo, pero ahora es un desastre”.

Sandra tomó la palabra, clavó la mirada en la cámara como hablando directamente a las autoridades, y exclamó: “Esto pasa todos los días. En ese barrio vive gente mayor que no puede mudarse. Hay que poner seguridad. Así como le pasó a mi tía, les pasa a todos los vecinos. Se mueven con un nivel de impunidad que ustedes lo vieron”.

Deja un comentario