Estupor en Gran Hermano tras la eliminación de Williams: «Las chicas quedaron…»

El lunes 1 de enero el año comenzó para los participantes de Gran Hermano con la gala de eliminación, la cual dejó afuera a otro de ellos. En este caso, el tercer expulsado por decisión de la gente fue Williams López que obtuvo el 43,1 por ciento de los votos.

Con la casa revolucionada y sensibilizada, al tiempo que sorprendidos al ver que del otro lado de la pantalla el público percibe algo muy distinto a lo que ellos fueron testigos dentro del reality en cuanto a la pelea y la cachetada de Furia hacia el Paisa, los hermanitos comenzaron a sacar sus propias conclusiones.

En tanto algunos de los integrantes del grupo que se apodó Imperio Romano se abrazaban y con lágrimas en los ojos lamentaban la partida de Williams, uno de los de su bando, otros manifestaban: “Se castiga la violencia de un lado y del otro no. De mujer a hombre está perfecto y de hombre a mujer no pasa nada. El mundo es una mierda entonces”.  

Por su parte, Denise interrumpió para dar su punto de vista de lo sucedido en la última gala de eliminación y expuso: “Para mi, la lectura de esto es que por más campaña que hagan pasensela por el culo porque la gente hace lo que se les canta. Y si Juliana tuviera tanta banca no se si hubiese sacado a Lisandro”.

LOS HERMANITOS QUEDARON DESCONCERTADOS Y EN BUSCA DE UN PLAN

Con opiniones divididas, Cata y el resto de los del grupo en cuestión trataron de entender qué pasa afuera y qué visión tuvieron del cruce entre Furia y el Paisa. Por lo que Isabel reconoció: “Entiendo que Juli lo hace pero él fue peor. Se re sacó. No sabemos qué se muestra afuera”. 

En tanto esperan por otra semana de nominaciones e intentan analizar el juego y tejer estrategias, en las redes sociales descubrieron que, hasta ahora, se fueron yendo del programa en el orden en que se sentaron en el sillón en la primera gala, siendo que el primero en salir fue el cordobés Hernán Ontivero y el segundo, Axel Klekaylo. ¿Podrán revertir la situación? Mientras tanto Lisandro escuchó un grito de afuera que le advertía que bien podría ser el próximo.

Deja un comentario